1. Inicio
  2. Experiencia e innovación
  3. Recursos
  4. Riesgos microbianos
  5. EEB (Enfermedad de las vacas locas)
EEB (enfermedad de las vacas locas)

EEB (enfermedad de las vacas locas)

Como parte de nuestro compromiso corporativo de convertir su empresa y el mundo en un lugar más limpio, seguro y saludable, Ecolab trabajará con usted para encontrar soluciones que ayuden a resolver sus problemas de seguridad alimentaria y contaminación.

¿Qué es la EEB (o enfermedad de las vacas locas)?

La Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o enfermedad de las vacas locas es una "encefalopatía infecciosa, neurodegenerativa y mortal del ganado". Diagnosticada por primera vez en Reino Unido en 1986, las investigaciones sugieren que el cerebro y médula espinal de las vacas infectadas por el agente de la EEB (llamado prión) podían haberse utilizado como ingredientes del pienso para el ganado. No se sabe con seguridad cómo pudo aparecer este agente, pero los investigadores creen que la infección pudo darse de forma espontánea en el ganado, o es posible que se introdujera en el suministro de pienso procedente de los cuerpos de las ovejas enfermas de una afección similar llamada tembladera (Centros de Control y Prevención de Enfermedades, 2002).

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS Y CÓMO SE TRANSMITE?

En el ganado, la EEB afecta al cerebro y a la médula espinal, lo que causa malformaciones con aspecto de esponja visibles al microscopio. Los animales afectados también muestran diversos síntomas neurológicos.

La transmisión en animales se produce por el consumo de pienso elaborado con tejidos bovinos infectados.

¿CÓMO SE CONTROLA LA EEB?

La principal forma de controlar la EEB es a través del origen del suministro. El procesamiento de alimentos generalmente no destruye el agente infeccioso puesto que es muy estable y resistente a la congelación, al secado y al calor a temperaturas normales de cocción, incluso las utilizadas para la pasteurización y la esterilización. Por tanto, las medidas de control se centran en la destrucción del ganado infectado y sus crías y en el uso exclusivo de tejidos no infecciosos de animales sanos. No se ha detectado infecciosidad en la carne, el tejido mamario, la piel, el pelo, la sangre, el suero sanguíneo, el corazón y los riñones. No hay evidencia científica que vincule la EEB con la leche.

La investigación del Harvard Center for Risk Assessment sobre hipótesis relacionadas con la EEB en Estados Unidos llegó a la conclusión de que la norma de la FDA para la alimentación de rumiantes (descrita más abajo) proporciona una importante defensa contra esta enfermedad.

ANTECEDENTES

En 1988, Reino Unido prohibió el uso de proteínas de rumiantes en la preparación de pienso para animales ("rumiante" hace referencia a cualquier mamífero artiodáctilo, con pezuña y normalmente con cuernos del suborden Ruminantia (como el ganado, las ovejas, las cabras y los ciervos). En 1989, el uso de casquería (restos o subproductos) que podía suponer un posible riesgo para el ser humano en la cadena alimentaria también fue prohibido en Reino Unido. A medida que se disponía de nuevos estudios durante los años siguientes, se iba revisando la lista de los productos de casquería bovina prohibidos. En 1994, la Unión Europea prohibió la alimentación de rumiantes con carne y huesos de mamíferos, pero la implementación real de dicha prohibición y su verificación varían según los países. En 2001 entró en vigor una prohibición alimentaria total debido al riesgo continuo. La monitorización del ganado en busca de EEB continúa, y aunque se han confirmado algunos casos ocasionales, la incidencia general está disminuyendo. Ninguno de los animales que han dado positivo han entrado en la cadena alimentaria.

En Estados Unidos existen límites muy estrictos a la importación de rumiantes vivos (ganado, ovejas y cabras) y productos de rumiantes procedentes de países en los que se ha detectado la EEB, que se han ampliado posteriormente a todos los países de Europa. Tras revisar la evidencia de Reino Unido de que la alimentación contaminada con tejido de rumiantes era el supuesto factor causante del brote de EEB y que esto podría producir un posible contagio de la enfermedad a los humanos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos implementó una prohibición similar de alimentación para rumiantes que entró plenamente en vigor en octubre de 1997.

VARIANTE DE LA ECJ EN HUMANOS

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) es una enfermedad mortal en humanos parecida a la EEB. La ECJ se da en todo el mundo a bajo nivel y su incidencia en Reino Unido es similar a la de otros países. No obstante, entre los años 1994 y 1996, se han dado diez casos raros (variante de la enfermedad de Creutzfeldt - Jakob , ECJv) en personas jóvenes sin factores de riesgo comunes. Al igual que la EEB, la ECJv se produce por un prión, y se sospecha que el consumo de carne de vacuno infectada puede causar la ECJv. Es probable que el tiempo de incubación de la ECJv sea de bastantes años a décadas, así que pueden darse nuevos casos de la enfermedad de manera periódica. En humanos, la ECJv provoca alteraciones neurológicas y es mortal en todos los casos.

Si necesita asistencia en este tema o tiene alguna otra pregunta sobre seguridad alimentaria para su operativa, póngase en contacto con nosotros.

REFERENCIAS Y MÁS INFORMACIÓN